21/4/17

viernes Santo

abrí los ojos esa mañana pensando en lo injusto que me parecía
alguien cargando con los pecados de los demás
por muy hermanos que fueran o precisamente por eso
por muy hijo preferido de Dios que fuera
o precisamente por eso

a menos que Cristo sea esa caricia en la espalda
capaz de vaciar jorobas

31/3/17

dedicado a Gregorio, el can de un poeta

releyendo la nota de suicidio que le dejó Virginia a su esposo; 
alguien la posteó por Facebook, 
y con todo el respeto que le debo a mi ignorancia; 
me atrevo a sugerir que,
de haber sido tan feliz en su matrimonio 
no se hubiera suicidado 

Ya sé que la felicidad es un chicle bazooka de sabor elástico 
Pero mientras dura 
no hay otro hueso que motive la acción de masticar

a menos que ser feliz signifique acomodarse
en el aburrimiento de una sonrisa
y no, en el placer de un ladrido 


Ella le achaca el motivo de su última y consciente determinación 
a una enfermedad 

¿Cuál?   ¿Tener sed de agua suelta?

9/3/17

piromanía

la sien derecha golpea sutilmente. 
La sangre golpea sutil su sien derecha. 
Se atropellan palabras allí como queriendo decir 
si no comprendo su forma si no comprendo su sentido...

El rapto no necesita co-m-prender. Le basta con-sentir. 

Pero el Viento sopla la inocencia de la llama
su Pregunta afila quién sabe qué respuesta


¿la poesía?: 
una manera de lidiar con el idioma de la loca 

mujer de entrepierna francesa y pensamiento inglés

27/2/17

no Todavía

Dejar fluir... dejar fluir los puntos suspensivos... 
y en su lugar, luna perro lobo 
mas bien pastor alemán; 
de una hermosura 
que no logra arrebatarle 
postre al yo

Todavía

7/10/16

orificios

agarrotados No encuentro mejor palabra para decir la mandíbula derecha los hombros
párpados y ojeras  Sal amarga contraida en una sola piel 
temerosa de expresar sus aguas

un llamado más fuerte que la reproducción 

3/9/16

Ida Gramcko

¿Sabes, nocturno amigo,
a que cosa en verdad llamamos sueño?
Atiende, hermano mío,
sin pena y sin recelo,
Yo, que he soñado, yo que no he dormido,
te pregunto sin voz desde mi lecho:
¿crees que el sueño protege del abismo,
rescata del asalto y del día?
Yo, soñadora inmóvil no he creído
en mi rostro apacible cuando duermo.
Lucho soñando, sórdida, conmigo,
con un pájaro extraño, con el viento,
con un agudo y afilado pico
que me horada las sienes y el cerebro
y dejo sangre en el cojín y heridos
flotan ardiendo, aullando mis cabellos.

-----
Déjame suspendida en el espacio,
entre los vientos firmes.
Allí se está como en un gran regazo
maternal y sin límites.
Déjame con los pájaros,
indagan lo invisible.
¡Ah, más allá del cielo se alza un árbol
que sus alas indómitas persiguen!
No lo han visto jamás y, sin embargo,
creen sentir su rumor en los confines.
Rumor de hojas distantes… Pero ¿acaso
no lo vieron, gigante, en el origen
primero de la vida, y en sus cantos
no es la voz de la ausencia lo que aflige?
Deja que suba a lo alto
y que mi canto vibre.
Canto la ausencia de algo,
de una estrella enterrada en nubes grises.
La sombra azul del árbol
se dilata y me ciñe.
Déjame con los pájaros.
Soy una flor delimitada y triste.
Arráncame los pétalos y el tallo
y la fragancia, y líbrame.


16/8/16

solicitud

en busca de hombros ajenos
para apoyar el rechazo de los propios

para disolver la piedra en agua